Nada mas escuchenla cantar, se llama Anna Burden:

Shakira: Aprendé – 1 minuto y medio en Youtube

Ahora imaginense el siguiente cuadro: 50 marineros en una carabela de mierda, 10 meses sin haberle visto la cara a dios a la mar, la mitad de los desgraciados con 39 de fiebre por el escorbuto, pasan cerca de una isla en donde justo da la casualidad que una voz agraciada del lugar está entonado alguna melodía.

¿Cómo no se van a andar imaginando sirenas después?

Sobre lo nerd no estoy seguro pero sobre el talento para la música estoy seguro: Se nace, no se hace.

De entre todas las cosas que se me han hecho vicio, a la hora de los juegos el puesto número 1 del podio se lo lleva World of Warcraft.

Una o dos veces por año lo retomo, empiezo un personaje, llego a nivel 30 o 40 y me canso. Así ha sido desde que lo vi por primera vez en el 2003 y dije WoW ¡Que buen juego! (valga la redundancia). Nunca tuve un personaje nivel 60 u 80, ni uno solo y aún así hace 7 años que me tiene agarrado de los huevos sin ser ni remotamente un gamer ni nada que se le parezca –me divierte mas jugar con Linux, por muy nerd que suene decirlo-. De hecho, es el único juego que tengo en mi disco rígido y como en Linux corre tan bien como en Windows…

Cada vez que me estoy olvidando del juego aparece algo que me hace picar la curiosidad de nuevo, esta vez es la última expansión:  Cataclysm

Cataclysm cinematic intro | 2 minutos y medio en Youtube.

¡No se hable mas! A jugar otro poquito… Juego adictivo si los hay.

La tumba de Robert Johnson - Resting in the Blues

Me fascina el Blues, sobre todo el Chicago Blues. Puedo pasar horas enteras escuchando este género musical sin cansarme.

Sabía de la existencia de la leyenda urbana desde siempre: Supuestamente, uno puede hacer un pacto con el diablo, el alma a cambio de habilidad musical, éxito y fortuna.

Nunca me había enterado del por qué de la leyenda hasta que buscando información sobre un guitarrista en particular, Robert Johnson (1911-1938) me topé con esta historia:

Continúa leyendo