Mierda, estoy viejo.

Te das cuenta que estás viejo cuando te descubrís a vos mismo mirándole con fines de lucro la mano izquierda a una mujer a ver si tiene puesta la alianza de casamiento.

De mi autoría

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.