Presten atención a esto y tomen nota mental por que nunca saben cuando van a necesitarlo:

4 años han pasado desde el lanzamiento de Windows Vista y su sucesor Windows 7, lapso durante el cual no puedo precisar con exactitud la cantidad de PC’s que han pasado por mis manos con un sistema operativo o el otro pero han sido unos cuantos cientos con seguridad.

En todo ese tiempo nunca me crucé con este problema, que si bien parece ser frecuente, no lo es lo suficiente como para que la solución válida figure entre los primeros resultados de una búsqueda en Google en español.

En resumidas cuentas: Si Windows no puede conectarse al servicio de notificación de eventos del sistema, estás hasta las pelotas, con el agua hasta el cuello, tanto que en ambos sistemas operativos afectados (Windows Vista y Windows 7) se reduce la funcionalidad de una manera espantosa. Principalmente en lo que hace a conectividad.

Jolgorio y algarabía entre los usuarios de Windows Vista y Windows 7 cuando no inicia el servicio de notificaciones de eventos del sistema

Jolgorio y algarabía entre los usuarios de Windows Vista y Windows 7 cuando no inicia el servicio de notificaciones de eventos del sistema

Resumo mi caso, que es uno mas del montón: Llega un CPU a mi taller con Windows 7 Starter. Bootea con normalidad hasta la pantalla de bienvenida y se traba ahí. Solo puedo iniciar sesión si el usuario es miembro de grupo administradores. Puedo ejecutar el administrador de tareas en donde veo escasos 4 o 5 procesos listados. De nada sirve intentar ejecutar explorer.exe a mano por que hasta que la cosa no se destrabe –le toma unos cuantos minutos– no responderá a ninguna orden que le dé.

Pasados algunos minutos todo se destraba bruscamente, se presenta el escritorio en pantalla, se ejecutan en simultáneo todas las ordenes que introduje usando el administrador de tareas y por medio de una notificación en forma de globito emergente en la zona del system tray –la zona del reloj, abajo a la derecha– Windows se queja:

Jodete macho: Windows no pudo conectarse al servicio de notificación de eventos del sistema, bla, bla, bla…

La pc no tiene conectividad de ningún tipo, puede conectarse a redes inalámbricas o cableadas y responde bien a los eventos de conexión y desconexión de cables pero no obtiene un número de IP por DHCP. Tampoco funciona específicandole manualmente un número de IP, puerta de enlace y servidor de DNS.

En la sección de administración de servicios –Inicio / Ejecutar / services.msc– el servicio de notificación de eventos de sistema se ha quedado trabado, indica en su estado: “Iniciando”. No puedo detenerlo ni reiniciarlo.

¿Ustedes que pensarían?

Lo mismo que piensa todo el mundo, ¿No?: Antivirus de turno, antispyware de turno, hijackthis, combofix, MSSST, DrWeb Cure It, limpiadores de registro, restaurar sistema, nada es efectivo.

¿Habría que reinstalar Windows?

En esas cavilaciones andaba cuando de pronto en la página dos o tres de resultados de Google me encontré con un comentario perdido en la inmensidad de un foro medio pelo en el medio de la nada que sugería usar el viejo truco.

– Nahhh, no puede ser, decía yo. ¿Que puede tener que ver una cosa con la otra?

Va a ser que sí, en Windows Vista y Windows 7 (y por consiguiente estimo que también en windows server 2008 y todas las generaciones de sucedáneos) el servicio de notificacion de eventos de sistema por algún motivo depende de Winsocks, probablemente estableciendo una conexión en modo local por la interface de loopback y seguramente a los efectos de poder centralizar todas las notificaciones en un syslog remoto, así que si se te rompe la conectividad, ejecutar una consola de comandos en modo administrador y dentro de la misma tipear:

netsh winsock reset

Reiniciar el equipo y ¡Voila!

(Y yo que casi reinstalo Windows…)