Crecí con una biblioteca bastante grande a mi disposición. Como no existía internet en aquel entonces, me leí desde que tuve la capacidad hasta la adolescencia absolutamente todos los libros que contenía, algunos mas de una vez.

Había en la biblioteca de mis viejos una serie de libros separados en 6 u 8 tomos de encuadernación blanca que se llamaban algo así como «El libro de la vida» y eran una especie de recopilación de Top-Posts de taringa ochentosos en papel.

En uno de estos tomos fué que leí la historia de un individuo que robaba bancos pasándole al cajero un papel en blanco y convenciéndolo de que se trataba de un cheque genuino. No recuerdo con exactitud todos los detalles pero la historia concluía con que el mismo tipo se escapó de la carcel por que convenció a todos, los demás presos y los guardias, de que el no era el reo si no el abogado del reo. Salió caminando por la puerta como si nada y nunca mas se supo de el.

A corta edad esa historia me fascinó, se le atribuían al delincuente poderes de control mental en el orden de lo místico-paranormal. Mas tarde ya de grande y siendo un ateo practicante y escéptico empedernido llegué a la conclusión de que no eran mas que puras patrañas.

Eso fué hasta ayer, que conocí a un tal Derren Brown. Puede que la historia haya sido cierta después de todo…

Si el cerebro es como una computadora, Derren Brown debe ser uno de los mejores hackers, o si la vida es como Matrix, Derren Brown debe ser un agente, no queda otra…

Según las malas lenguas, mientras Derren Brown todavía era un estudiante de psicología, presenció el acto de un hipnotizador y se fué todo al carajo. Le llamó tanto la atención que a la par de sus estudios de grado, se interesó en la práctica del hipnotismo volviéndose bastante bueno. En medio de la práctica y el estudio de todo esto andaba cuando también le pintó eso de la prestidigitación, así que también se volvió un maestro en la materia. Como si todo esto no fuera suficiente, se interesó en eso de la programación neurolingüística y solo sabrá dios que otras cosas mas…

¿El resultado?

El tipo te da vuelta como si fueras una media.

Puede cambiar la forma en que ves los colores, o hacerte creer que lo que mas querés en el mundo es una BMX roja (aún que tengas 40 años de edad), o sin hacerles ninguna mención puntual, hacer que dos diseñadores gráficos diseñen creyendo que es idea propia exactamente lo que el quiere, o robarte hasta la corbata, o controlar el subconciente de multitudes solo con su voz, o hacer que le entregues tu billetera simplemente pidiéndotela gentilmente y un largo etcétera.

Derren Brown pagando con papel en blanco:

Derren Brown – Paying with paper | Youtube – 3 minutos y medio

Lo que hace no tiene nada de paranormal ni inexplicable, si recorren un poco los cientos de videos que hay en Youtube sobre este señor, en algunos explica como lo hace, pura sugestión subconciente, distracción y programación neurolingüística –palabra complicada carajo-, pero nada de magia.

Si estoy encerrado en el centro de un pasillo, de una punta me viene a atacar un samurai con dos katanas, de la otra viene Derren Brown enojado, creo que corro para el lado del samurai, que seguramente tengo mejores chances de sobrevivir.

Ultimamente parecería que hay gente que hasta tiene ganas de que se acabe el mundo. No paran de hablar del asunto,  Cuando dejan de hablar del asunto es por que están haciendo una película del asunto o escribiendo un libro.

Que si nos revienta un meteorito, que el efecto invernadero, que el calentamiento o el enfriamiento global, que las tormentas solares, que se extingue no se que cetáceo, que se derriten los polos… Y todo lo predijo Nostradamus. ¡AH! Y los mayas, que se hacían los boludos pero en realidad estaban mucho mas adelantados a su época que nosotros.

¿Saben qué? Les tengo malas noticias:

El mundo no se va a acabar. Punto.

Puede que colapse la sociedad como la conocemos, pero de ahí a decir que extingue la raza humana me parece una burrada. Y es que (salvo por el exoesqueleto y la parte en que no podemos resistir altos niveles de radioactividad) somos peores que las cucarachas.

El día que una catástrofe violenta o progresiva golpee al planeta con fuerza suficiente como para exterminar la gran mayoría de la vida en la tierra, ese día además de las cucarachas sobrevivirán los humanos. Somos tantos, que siempre van a sobrevivir algunos que justo andaban dando un paseo espacial, o que estaban enterrados en un bunker ultra secreto, o perdidos en un rincón del planeta tan pero tan remoto que no los afecte directamente. Inclusive puede que haya también humanos habitando otros planetas, cual detestables parásitos.

Apocalipsis las pelotas.

De todas los posibles finales de la sociedad como la conocemos, el que veo mas probable, no necesariamente a corto plazo se llama Skynet Google.

Si imaginamos al planeta como una inmensa red nerviosa unida por lo que llamamos Internet en donde miles de dispositivos interactúan entre si de forma cada vez mas inteligente y hablan el mismo idioma, entonces lo único que falta para que se vaya todo a la mierda es una inteligencia artificial capaz de controlarlo todo. Y cuando digo todo, me refiero a todo. No es que solo dependamos de las comunicaciones, (siempre podríamos volver al codigo morse, señales de humo o palomas mensajeras), hoy en día, si colapsa internet, colapsa el mundo entero. Centrales eléctricas interconectadas, medios de movilidad aereos y marítimos, dinero electrónico, tu computadora, telefono celular, en un futuro muy cercano tus electrodomésticos y hasta tu casa misma podría dejar de funcionar si no estuviera en línea.

¿Que pasaría si en lugar de dejar de funcionar, simplemente perdiéramos el control sobre cualquiera de estos elementos y pasaran a ser controlados por una inteligencia artificial?

CAOS

¿Cuanto tiempo mas creen que pasará antes de que Google desarrolle una inteligencia artificial capaz de reemplazar a su personal en algunas de sus funciones?

Y no es que Google tenga malas intenciones –Si las tiene, disimula muy bien-, es que simplemente es el próximo paso hacia adelante.

Hoy Google cuenta con la infraestructura necesaria para alojar y procesar en tiempo real tanta cantidad de información que es imposible de imaginar. Domina el mercado de las búsquedas y la publicidad en internet, almacena toda nuestra información privada: Conversaciones de chat y video conferencia, correo electrónico, fotografias y videos. Cuenta con geolocalización, es decir, sabe perfectamente quienes somos, que hacemos, cuando y desde donde. Ahora también dentro del mercado de las redes sociales nos conoce hasta el punto de saber con quien nos relacionamos y para qué.

Con su sistema operativo para telefonos celulares, sabe en dónde estamos parados a cada fracción de segundo. Ahora también va por un sistema operativo para PC y portátiles. Desde mucho tiempo antes, ya se venía hablando de un chip cerebral, un implante que nos permita interactuar con el gran sistema nervioso central del planeta: Google.

Todo lo que acabo de desvariar hoy en día es imposible pero piensen en todas las tecnologías actuales, sumadas a las por venir.

Denle a toda esta tecnología la posibilidad de evolucionar 50 años mas y me cuentan.

El día que se desarrolle una red neuronal controlada por inteligencia artificial por parte de Google, roguemos para que nunca se salga de sus cabales. Imaginen lo que podría hacer toda esa tecnología sumada a esta otra dentro de 50 años:

Robot autoreplicante que se reconstruye si es desarmado – 3 minutos en Youtube.

Tecnología en pañales por ahora, aunque la idea de un robot capaz de construir réplicas de si mismo es viejísima.

¿Dentro de unos años mas? Les dejo algunas ideas:

Yo por lo pronto, seguiré mirando películas apocalípticas, ¡Me encantan!