Una cuestión no menor que me aqueja desde que empecé a querer este pedacito de papel virtual en el cual fuí plasmando mis divagues a lo largo de todos estos años es: Qué va a pasar con toda esta cantidad de información cuando ya no esté mas para administrarla? Léase: cuando me haya muerto o alguna cosa peor, tipo quedar parapléjico o ciego y manco a la misma vez. Todas cosas altamente probables si las comparamos con las chances que uno tiene de –por ejemplo-, ganarse la lotería o tropezar y quebrarse el tabique nasal contra las tetas de miss mundo.

 

BlockChain: la tecnología que va a permitir que este blog algún día, exista para siempre.

BlockChain: la tecnología que va a permitir que este blog algún día, exista para siempre.

 

Mentiría si dijera que me llena de orgullo. Posiblemente todo lo contrario. Uno no se enorgullece de lo pelotudo que era cuando era un pendejo pelotudo y con el hilachento me pasa algo parecido. De vez en cuando leo algún post viejo que escribí hace años y se me cae la cara de vergüenza, pero es así: El fin último de la vida es no morirse y en el medio crecer y mejorarnos para morirnos mas tarde que los que no crecieron ni se mejoraron y junto con mi crecimiento como persona este blog ha ido creciendo y mejorando de igual manera en lo que a mis estándares concierne y planeo que no se muera.

 

Entonces, como que le fuí tomando cariño. No sabía por qué ni para qué, ni todavía lo tengo demasiado claro o decidido. Solo quisiera que perdure.

 

 

Nada es gratis. Las diversas tecnologías que hacen funcionar a este blog me cuestan dinero real (El servidor, el nombre de dominio, etc) y otras que no me cuestan dinero real podrían y sin duda van a dejar de existir en algún momento. Cloudflare por ejemplo, sin el cual la pequeñísima instancia de Amazon que hace funcionar este blog no aguantaría parada mas de dos días consecutivos o el mismo WordPress, podría y estoy seguro va algún día a convertirse en obsoleto, y si no me creen acuerdense de Geocities.Continúa leyendo

Esto pasó en el 2003 y es una historia tan interesante y rara de explicar como la del caso del servidor que solamente podía mandar mails a 500 millas a la redonda.

De un mes para el otro, una tanda de routers domésticos de la marca netgear salió al mercado conjuntamente con una serie de actualizaciónes de firmware para ciertos modelos de routers que ya estaban en circulación que le hizo mierda la conexión a internet a esta universidad al punto que hasta que consiguieron detenerlo, el flood llegó a picos de 250.000 packets por segundo y 150 megabits por segundo de ancho de banda de subida obligándolos a reconfigurar los border routers para bloquear todo el tráfico entrante desde y hacia un puerto específico.

El HR314, este es uno de los routers en cuestión. Miles de estos esparcidos por todo el mundo Vs la Universidad de Wisconsin.

El HR314, este es uno de los routers en cuestión. Miles de estos esparcidos por todo el mundo Vs la Universidad de Wisconsin.

Sí tenemos en cuenta que estamos hablando de 150 megabits en el 2003, el incidente cobra aún mas magnitud, imaginense solamente. Yo por aquel entonces navegaba a la nada despreciable friolera de 256 kilobits por segundo de bajada y 64 de subida, por ejemplo.

Continúa leyendo

Llevo mucho tiempo peléandome con mi WordPress, este que leés acá. Unos seis años para ser mas exacto. Flor de viaje… En todo este tiempo pasé mil quinientas penurias distintas para mantenerlo online y menos hacerme puto, probé de todo.

Hoy vengo a contarte como hice para optimizar todas las imágenes que componen este blog784 archivos en formato .jpg y contado– de forma tal de poder ahorrar eso que tanto me falta todo el puto tiempo: Ancho de banda (por que a esto que leés te lo estoy escupiendo desde un servidorcito que tengo en casa, con una conexión ADSL de 1 mbit de subida, pero eso es tema para otro post que tengo a medio escribir).

 

jpegoptim - optimizá todas las imágenes de tu web a la vez sin pérdidad de calidad visible

jpegoptim – optimizá todas las imágenes de tu web a la vez sin pérdidad de calidad visible

 

Si tenés contenido alojado en internet que incluye imágenes y necesitás optimizar el uso del ancho de banda, optimizar las imágenes que servís a tu público puede parecer un trabajo de enano para ahorrar uno o dos kilobytes de mierda por foto, ¿no?. Nunca se me hubiera ni ocurrido la semejante cosa, nunca le hubiera dedicado tiempo, a no ser por que por casualidad hace un tiempo me enteré de la existencia de jpegoptim.

Esta herramienta combinada con una pendejésima de bash hace que sea tan simple optimizar tus jpgs que si no lo hacés es por pelotudo solamente. Como reza en la descripción:

DESCRIPTION
jpegoptim is used to optimize/compress jpeg files. Program supports lossless optimization, which is based on optimizing the Huffman tables. And so called “lossy” optimization where in addition to optimizing Huffman tables user can specify upperlimit for image quality.

 

Continúa leyendo

Otro título sugerido: Como darle un nerdgasmo a un nerd.

Hace un tiempo me despaché con un artículo que resume un poco como me siento cada vez que me pasa esto, intitulado: “Que bueno que puse un blog“. Podés ir a leerlo y volver a seguir leyendo esto. También podés ir a leerlo y no volver nunca, para dedicarle el resto de tu tiempo libre a escribir tu propio blog. Nunca me voy a enterar.

Mi útlimo post, hacía oportunamente referencia a que Google Reader no va mas y que alcancé a hacer un backup en formato XML de las subscripciones, y que ese backup me lo iba a perder en el culo. No sabía que hacer con el, ni le iba a dedicar mucho tiempo tampoco a averiguarlo.

Mi plan era perfecto: Esperaría a que la estampida pase y una vez que se hubiera dispado el polvo en suspensión, iba a seguirle el rastro a la huella mas gruesa para terminar usando lo que fuera que estuviera usando todo el mundo como Feed Reader. Que prueben los demás y pierdan tiempo, yo estoy muy ocupado viviendo.

Tiny Tiny RSS Reader, corriendo en mi servidor casero, en mi nube personal.

Tiny Tiny RSS Reader, corriendo en mi servidor casero, en mi nube personal.

Continúa leyendo