“La fé es un permiso para no pensar, para actuar irracionalmente. No pienses, Dios ya lo hizo por vos, obedece, está todo escrito en el libro.”

Ayn Rand, la filósofa y pensadora detrás de la corriente del objetivismo.

Especie de prefacio, como si fuera  un libro en vez de un blog:

Este es un artículo que tengo pendiente de escribir desde hace meses. 4 meses para ser mas exacto. El muy puto se me escurría de entre los dedos. Varias veces empecé a darle forma mentalmente antes de sentarme a escribir –ejercicio que he descubierto me abstrae de los despelotes de la realidad y me relaja mas que 3 horas consecutivas de Spá o media hora de otro tipo de actividades innombrables en este que es un blog decente– pero el resultado no me cerraba y quedaba pendiente.

Eso fué hasta hoy, que leí en las noticias que un pelotudo anda diciendo -otra vez- que estamos hasta las tutucas, que nos vamos al bombo, que San Sefiní.

Una de esas gotas rebalsadoras de vasos, la que me trajo hasta acá.

¿Alguien vió un momento mas memorable que este en una película de terror?

¿Alguien vió un momento mas memorable que este en una película de terror?

 

 

¿Que sería de nosotros, los grandes consumidores compulsivos de material Holliwoodense sin tantas religiones? Estaríamos perdidos…Continúa leyendo

1 – Pídele a tu padre una vieja tarjeta de crédito VISA que ya no use.
2 – Pídele a tu hermana una goma para el pelo.
3 – Recorta la paloma holográfica de la VISA y pégala con celo a la goma.
4 – Póntela y “equilíbrate” tu solo con la pulsera DIY.

Por Mónica en un comentario en este blog sobre la pulsera Power Balance

Vamos todos en fila india como ovejas al matadero. Es increíble.

La pulsera fraude Power Balance no es mas que un pedacito de caucho con colorante que lleva encastrado un holograma ovalado. Publicidad engañosa, producto milagro, estafa, mentira, fraude y una campaña de marketing viral persona-a-persona maquiavélicamente concebida.

Experimento sugerido para comprobar la efectividad de la powerbalance por los ladrones de powerbalanceargentina.com... ¡Habráse visto, tamaña insensatez, desfachatez y desvergüenza!

Experimento sugerido para comprobar la efectividad de la power balance por los ladrones (o ignorantes) de powerbalanceargentina.com... ¡Habráse visto, tamaña insensatez, desfachatez y desvergüenza!

Cada vez la veo mas seguido por ahí. Inclusive entre algunos amigos o gente de mi entorno cercano. A todos y cada uno de ellos me he tomado la molestia de explicarles por que fueron flor de pelotudos al adquirir la pulserita, el por qué los argumentos que la sustentan son totalmente inverosímiles y por que deberían sacársela de la muñeca ya mismo. En casi todos los casos recibí mas o menos la misma respuesta:

– Bueno, pero ya la pagué –o me la regalaron– y por mas que no funcione, me gusta.

La masa es estúpida y el marketing viral es la tesis de esta afirmación.

Como ya me está empezando a cansar, escribo este artículo con la esperanza de poder decir la próxima vez: Tomá, leé esto que escribí, espero que así te convenzas. (Y sacate esa mierda de la muñeca, la puta madre que te parió, ¿No ves que no hacés mas que seguir promocionando el producto?)

La power balance –de ahora en mas, en minúsculas– y el batido de Herbalife no son mas que la misma cosa, puras patrañas adornadas con cursilerías y términos que nos recuerden vagamente a algo “científico” pretendiendo además dar a entender que son sinónimo de estatus social.

Para el pobre ignorante que ve todo desde abajo, que una persona –que él supone de buen estatus o que idolatra por tal o cual motivo (rara vez exceso de intelectualidad si no mas bien todo lo contrario, jugadores de fútbol principalmente o personajes mediáticos en general)– use la power balance, automáticamente es sinónimo de que “algo de cierto debe haber”, si no, mamerto no la usaría, y esto último, la credibilidad que le otorgan personajes conocidos, es la base del éxito de las pulseritas.

Continúa leyendo

Tim Minchin es un músico, comediante y actor australiano. Ligeramente escéptico y muy parecido a Jack Sparrow, cada tanto me lo cruzo por internet con algún monólogo que me saca una carcajada. Acá se los dejo haciendo su monólogo “Storm”, un poema rítmico de 9 minutos:

Timoteo y Tormenta – 9 minutos de las cosas tal cual son en Youtube.