Una cuestión no menor que me aqueja desde que empecé a querer este pedacito de papel virtual en el cual fuí plasmando mis divagues a lo largo de todos estos años es: Qué va a pasar con toda esta cantidad de información cuando ya no esté mas para administrarla? Léase: cuando me haya muerto o alguna cosa peor, tipo quedar parapléjico o ciego y manco a la misma vez. Todas cosas altamente probables si las comparamos con las chances que uno tiene de –por ejemplo-, ganarse la lotería o tropezar y quebrarse el tabique nasal contra las tetas de miss mundo.

 

BlockChain: la tecnología que va a permitir que este blog algún día, exista para siempre.

BlockChain: la tecnología que va a permitir que este blog algún día, exista para siempre.

 

Mentiría si dijera que me llena de orgullo. Posiblemente todo lo contrario. Uno no se enorgullece de lo pelotudo que era cuando era un pendejo pelotudo y con el hilachento me pasa algo parecido. De vez en cuando leo algún post viejo que escribí hace años y se me cae la cara de vergüenza, pero es así: El fin último de la vida es no morirse y en el medio crecer y mejorarnos para morirnos mas tarde que los que no crecieron ni se mejoraron y junto con mi crecimiento como persona este blog ha ido creciendo y mejorando de igual manera en lo que a mis estándares concierne y planeo que no se muera.

 

Entonces, como que le fuí tomando cariño. No sabía por qué ni para qué, ni todavía lo tengo demasiado claro o decidido. Solo quisiera que perdure.

 

 

Nada es gratis. Las diversas tecnologías que hacen funcionar a este blog me cuestan dinero real (El servidor, el nombre de dominio, etc) y otras que no me cuestan dinero real podrían y sin duda van a dejar de existir en algún momento. Cloudflare por ejemplo, sin el cual la pequeñísima instancia de Amazon que hace funcionar este blog no aguantaría parada mas de dos días consecutivos o el mismo WordPress, podría y estoy seguro va algún día a convertirse en obsoleto, y si no me creen acuerdense de Geocities.Continúa leyendo

Otro título sugerido: Microsoft, la Concha de tu madre.

 

Microsoft no me cierra la sesión a pesar de que no tengo ninguna otra tab abierta o la sesión iniciada en ninguna otra instancia del browser.

Microsoft no me cierra la sesión a pesar de que no tengo ninguna otra tab abierta o la sesión iniciada en ninguna otra instancia del browser.

 

Esto me pasó hace unos días y es medio parecida a esa de Hotmail casi me deja sin cuenta por tenerla  demasiado larga, que escribí hace algunos años.

 

Continúa leyendo

La última vez que utilicé la consola de linux para bajar torrents, todavía no existía ni el concepto ni el formato “magnet”. Así que imagínense, estoy hablando de la época en que el arco iris salía en blanco y negro, los truenos no eran Dolby 5.1 y los relámpagos eran a querosene.

Por aquel entonces, la pirateaba usando ctorrent. Un programita de mierda escrito en C y que no pesa mas de 200K aproximadamente, y que apostaría hasta 25 centavos de peso argentino a que todavía funciona.

Hoy me encontré nuevamente con la necesidad, las ganas mas bien, de torrentear de nuevo. Obviamente. como buen viejo choto que soy, lo primero que intenté fué subirme al Ford Falcon:

~# ctorrent
-bash: /usr/bin/ctorrent: No existe el fichero o el directorio

Nada, ni lo tenía instalado. Testarudo y viejo choto le mandé entonces un:

apt-get install ctorrent

Al pedo, ctorrent no soporta magnet links. Nunca los soportó ni parece que lo vaya a hacer.

 

deluge - el cliente torrent para la consola de Linux que hay que tener.

deluge – el cliente torrent para la consola de Linux que hay que tener.

 

Buscando alternativas, vengo con la que encontré y que funciona perfectamente, magnet links incluídos. Que podés usar desde cualquier servidor donde no tengas monitor y solo haya acceso SSH (léase raspberry pi y similares), y que tiene bien poco que envidiarle a esos clientes torrent para Windows tipo uTorrent.

Continúa leyendo

 

La que sigue es un clásico: A Microsoft le importa tres carajos si lees o no el acuerdo de licencia del instalador. De hecho pareciera que por el contrario, lo que quieren es que no leas nunca el acuerdo de licencia si no que solamente lo aceptes.

 

400 líneas de acuerdo de licencia para leer en un cuadradito donde solamente entran tres renglones. Buena suerte con eso.

400 líneas de acuerdo de licencia para leer en un cuadradito donde solamente entran tres renglones. Buena suerte con eso.

Te meten trescientas líneas de licencia donde te avisan que si aceptas tenes que entregar todo lo que más te importa en el mundo, en un cuadradito en el que solamente caben tres renglones de mierda, cosa de imposibilitarte todo lo más posible que puedas leer el acuerdo para decidir si lo vas a aceptar o no.

No es que me importe, claro. De hecho a nadie en el mundo le importa. El que haya leído un acuerdo de licencia antes de instalar un programa, que tire la primera piedra, pero:

 

Que hijos de puta.

 

El huevo o la gallina? Que fue primero? Los acuerdos de licencia de microsoft vienen en scroll boxes bien chiquitas por qué nadie nunca en su puta vida los lee o como nadie los lee ya ni te los hacen leer?

Me imagino más probable esto último y en tal caso, para que recontra remil mierdas hay que hacer dos clicks antes de instalar cada cosa a razón de uno para tildar “acepto” y otro para presionar el botón de siguiente?

Acá el que seguramente tenga la posta sea un abogado, un especialista en derecho de software. A mí, mientras tanto, me tienen las bolas llenas.